martes, 3 de noviembre de 2015

¿A dónde van nuestros datos?



Es lo que nos preguntamos, cada día cuando enviamos un e-mail, publicamos una foto o simplemente subimos un archivo a la nube. Y es a los datacenters que son inmensas construcciones en las cuales nuestros datos son almacenados, tratados y distribuidos.



En un primer momento su estructura se constituyó en equipos apilables en armarios, mesas y racks. Pero con el transcurso del tiempo y la necesidad de optimizar el espacio se adoptaron los sistemas basados en equipos modulares cuyas dimensiones permiten aprovechar al máximo el volumen disponible.

Asimismo, estos cuartos o fortalezas, como se los conocen, deben contar con los medios necesarios para hacer frente a cualquier eventualidad como inundaciones, incendios o sismos que pueden atentar contra la seguridad de los equipos. Por tal motivo, es importante que cuenten con una contención de derrames y en especial de un sistema de refrigeración para mantener la temperatura en la “sala fría o nevera” de entre 21 y 23 grados Celsius para evitar averías en las computadoras a causa del sobrecalentamiento.

Por fortuna los ordenadores actuales tienen sistemas de autoprotección que antes de alcanzar una temperatura peligrosa permiten disminuir la potencia de carga del chip reduciendo la velocidad de procesado y hasta incluso pueden llegar a apagar directamente la máquina paralizando por completo su actividad.

Componentes de un centro de datos

Jaula de Faraday: es una caja metálica que protege de los campos eléctricos estáticos. Salvaguardando y protegiendo la información en todo momento de descargas y tormentas eléctricas.

Sistemas redundantes: son aquellos en los que se repiten los datos o el hardware de carácter crítico que se quieren asegurar ante los posibles fallos que puedan surgir por su uso continuado.

Equipos enracables: son equipos llenos de cables apilados uno sobre otros que van dentro de una armadura, estante o rack.

Grupo electrógeno: tiene como función generar energía a través de un motor de combustión interna para suministrarla cuando puedo existir una falla, deficit de energia o cortes de corriente.

Video explicativo acerca de los Datacenters


Finalmente, el crecimiento exponencial del número de usuarios de los servicios online ha llevado a las empresas a subcontratar la gestión, mantenimiento y administración de sus equipos informáticos y de comunicaciones en los Datacenters.

Lo que permite que se centren en el desarrollo de su propio negocio, se olviden de complejidades tecnológicas y presten su servicio sin la necesidad de realizar una inversión elevada en equipamiento dedicado a este fin.
Publicar un comentario