domingo, 16 de agosto de 2015

Los “arbolitos” decoran las peatonales porteñas




Apenas uno llega a la peatonal Florida puede visualizar diferentes personajes que decoran y dan vida a sus largas e interminables cuadras con su personalidad e histrionismo.

A esta calle de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que se convirtió en peatonal en 1913 y que luego de varias décadas empezó a albergar a personas de las más variadas nacionalidades.

Entre ellos se encuentran los manteros y arbolitos que se destacan por ser lo más hábiles y perspicaces a la hora de la compra-venta de productos y de moneda extranjera.

Los arbolitos son conocidos en la City Porteña como aquellas personas que se ocupan de la compra y venta de Dólares o Euros en el mercado negro a un precio bastante superior.

Comúnmente se los puede identificar en la vía pública por su avidez y artimañas para captar a sus clientes con recursos tales como carteles con la leyenda “Dólar-Euro” o mencionando en voz alta la palabra “Cambio, cambio…”, “¡Pago más!…” en forma insistente.

Su accionar consiste en informar al comprador la cotización de la moneda y luego realizar la transacción. Que puede efectuarla él mismo o en ocasiones llamar a un tercero.

Asimismo,  no es raro que en ese intercambio rápido de divisas con un extranjero o turista  se cole algún que otro billete falso para engrosar su ganancia.

¿Por qué se los llama Arbolitos?

Su nombre proviene del color verde que tiene el papel moneda estadounidense y de la práctica que realizan los vendedores parados en medio de la vereda como si fueran arboles.

Asimismo, a lo largo del tiempo se han sumado agencias de viajes, cuevas y kioscos y demás establecimientos a esta rentable actividad.

Un poco de historia

Su aparición fue producto de las diferentes restricciones que aplicaron los organismos estatales como la AFIP y el BCRA para terminar con la fuga de capitales.

Por tal motivo su compra-venta debe efectuarse en una casa autorizada para tal fin y además, justificar a través de su salario que pueden efectuar dicha operación a través del sistema informático que brinda la Asociación Federal de Ingresos Públicos (AFIP).
Publicar un comentario