jueves, 2 de septiembre de 2010

La opción de moda: la toma

Desde hace un tiempo a esta parte se ha convertido en un artilugio indispensable para lograr objetivos de toda índole. Los pioneros fueron los asaltantes, luego las facciones políticas y ahora los estudiantes.


En donde quedo el espacio publico que describe Habermas: por el cual el público (constituido de individuos que hacen uso de su razón) ocupa la esfera o espacio público controlado por la autoridad y lo transforma en espacio (metafóricamente hablando) donde la crítica se ejerce contra el poder del Estado.


Habrá llegado esa época en la cual la fuerza era la que reinaba. Es justo que uno reclame acerca de las convicciones por las cuales lucha, pero no hay razón para no permitir que los ciudadanos sean rehenes de cortes, manifestaciones y derechos adquiridos (como circular libremente y el derecho a educarse).


Simplemente hay cuestiones que debe dirimirse de otra manera y no llegar a los extremos actuales. Las rivalidades politicas deben tener resolución en los espacios que existen en la actualidad como en el Congreso de la Nación y en sus diferentes camaras.


Por eso es necesario que los representantes que hemos elegido cumplan con sus funciones y no al minimo desacuerdo levanten la sesión, como si fuera la mesa o directamente no asistan.


Es importante que se respeten los derechos de los ciudadanos y las leyes que rigen el estado-nación. Por el bien de todos y de la sociedad.
Publicar un comentario