lunes, 19 de marzo de 2012

La dificil tarea de viajar en el ferrocarril sarmiento

La rutina comienza bien temprano cuando esos coches que datan del año 63 entran a rechinar por las vías del Ferrocarril Sarmiento que une las cabeceras de Once y Moreno.
Las formaciones están compuestas por 9 vagones con alrededor de 35 asientos que algunos casos no existen o presentan condiciones paupérrimas. Las ventanas en cambio están caídas, sin herrajes y en muchos sectores han sido reemplazadas por vidrios de PVC. Los pisos son de una cubierta plástica gris que en varios tramos de los vagones están levantados o directamente no existen.
Luego las puertas de acceso al vagón y a la formación están rotas, trabadas y sin sus vidrios correspondientes.
Todo esto sumado a una frecuencia limitada y a la quita de formaciones en horarios pico ( de 6-10 am y de 17-20 pm) ocasiona que los pasajeros de este servicio viajen como ganado(entiéndase apretados, encimados y hasta colgados de las puertas laterales de ingreso) generando que se produzcan accidentes y demoras.





Publicar un comentario