domingo, 13 de noviembre de 2011

Un domingo de elecciones

El día comienza bien temprano, prendo la televisión y sintonizo los canales de noticias.
En cada uno de los diferentes medios se empiezan a ver las imágenes de los candidatos presidenciales votando en sus respectivas localidades.
Me preparo para realizar mi deber cívico, tomo mi documento y salgo a la calle a recorrer las cuadras que me llevaran a mi lugar de votación.
Al llegar la escuela parece tener un aspecto ordenado y de tranquilidad. No encuentro nada fuera de lo común. Subo por las escaleras hasta el primer piso y hago la cola correspondiente en mi mesa de votación.
Al ingresar en el cuarto oscuro, encuentro una larga mesa con cada una de las listas. Tomo en mis manos la/s boletas que conformaran mi voto. Al finalizar con esta tarea, preparo mi sobre y lo cierro.
Salgo del cuarto oscuro y me dirijo a la urna para introducir mi voto. Luego de unos segundos, el presidente me entrega mi DNI y saludo a cada uno de los integrantes de la mesa. Para luego retirarme a mi domicilio.
El día transcurre con tranquilidad y sin muchos sobresaltos. Hasta que se hacen las 18 horas y cada uno de los canales de noticias, dan las tendencias que todos ya sabían. Un triunfo abrumador de la actual mandataria, Cristina Fernández de Kirchner. Ahora la gran pregunta es: ¿Qué sucederá con este gobierno? Solo el tiempo lo dirá.
Publicar un comentario